Prevenció Risc Escolar
Català
Català   Castellà Castellano
 
Buscar:
 
Actividades en el centro
 Portada
 Legislación
 Escuela Infantil
 Entradas y salidas
 Laboratorios y talleres
 Ed. Física y deportes
 Plástica
 Aula de informática
 Zona de recreo
 Cocinas y comedores
También te puede interesar:
   Ley de Prevención
   Últimas publicaciones
   ABC de la Prevención
   
¿Trabajas en una escuena?
 
Fletxa Escuela Infantil
Imatge llibres

Es conveniente dedicar un apartado especial al grupo integrado por los niños de edad comprendida entre los 3 y los 5 años ya que los factores de riesgo son más elevados cuanto más pequeño es el niño. Éste no depende de sí mismo y no sabe valorar, en muchos casos, la existencia de un peligro potencial. Por este motivo, la acción preventiva debe desarrollarse con más atención, si cabe, por parte de todas las personas implicadas en la acción educativa (maestros, dirección y personal de servicios).

Con todo, el maestro constituye el máximo referente para el niño, por lo que deberá ir despertando en él el sentido de la autoprotección como un elemento más de su formación como persona.


Caídas a diferente nivel

  • Peldaños, rampas... constituyen un peligro potencial para los niños. Es preciso que estén limpias de objetos o elementos que puedan dificultar su paso.
  • Los niños tienden a intentar descubrir qué hay en los lugares a los que no pueden acceder o bien a intentar llegar allí donde hay algo que llama su atención (tijeras, recipientes de cristal, etc.). Así pues, es preciso vigilar que no haya escaleras a su alcance o que no se dejen objetos susceptibles de causar un accidente si los alcanzan o les caen encima. Es preciso guardar en armarios con llave todos los objetos o utensilios potencialmente peligrosos.
  • No deben dejarse ventanas abiertas si no hay ningún adulto que vigile a los niños (pueden lanzar objetos a la calle, encaramarse a una silla y saltar, etc.).


Contusiones

  • Por su altura, los niños son más propensos a darse golpes en la cabeza. Evite colocar mobiliario de adulto o con las aristas puntiagudas en zonas de paso.


Electricidad

  • Todos los enchufes deben estar protegidos y colocados como mínimo a 160 cm. de altura. Aún así, es recomendable poner tapadoras de plástico incorporadas en los enchufes.
  • Siempre que se utilicen aparatos que funcionan con electricidad (radiocasetes, etc.) no deben dejarse al alcance de los niños ni dejar que sean ellos quienes los enchufen.


Utensilios y material

  • Es muy importante utilizar las herramientas y el material adecuados para cada edad con niños tan pequeños ya que, a los peligros propios de cada utensilio, hay que añadir la poca conciencia del peligro que tienen. Deben vigilarse especialmente las tijeras, grapadoras y punzones.
  • Evítese el uso de chinchetas o agujas y, si son necesarias, las colocaremos a suficiente altura.
  • No debe tenerse al alcance productos líquidos tóxicos. Los colores normalmente llamativos de los productos de limpieza pueden inducir al alumno a bebérselos.
  • No debe ponerse en botellas de agua otros líquidos, ya que ni con un etiquetado adecuado existe la total certeza de que los niños no se los beban.


Lavabo

  • Aunque los alumnos deben aprender ir solos al lavabo, no debe descuidarse la vigilancia de esta zona por los peligros que conlleva. Caer dentro de la taza, encaramarse a ella, tirar agua o jabón al suelo, etc. pueden ser causa de accidentes.
  • El jabón no debe ser nunca de pastilla.
  • Es preciso no utilizar el lavabo como almacén de productos de limpieza ni dejar ningún cubo de agua con detergente.


Puertas

  • Pillarse los dedos con las puertas es uno de los accidentes más frecuentes en la educación infantil. En la medida de lo posible, debe protegerse la unión entre la puerta y el marco con una franja de plástico.
  • No deben ponerse pestillos ni cerrojos que puedan cerrarse por dentro.
  • Los cristales de las puertas deben ser sustituidos, en la medida de lo posible, por plásticos o policarbonatos y, si puede ser, es conveniente dejar una zona a la altura del campo de visión del niño que permita ver si hay alguien detrás de la puerta.


Patio

  • Debe prestarse especial atención a las condiciones de los espacios de juego para detectar dónde puede existir un factor de riesgo real de accidente.
  • Se tendrá cuidado de eliminar los objetos, utensilios o elementos que puedan causar heridas (palos, piedras, cristales, etc.).
  • Deberán detectarse las zonas especialmente difíciles de vigilar o controlar.
  • La vigilancia en espacios abiertos debe ser activa. Por lo tanto, es importante moverse continuamente por toda la zona de juego y por los espacios de más difícil control.
  • Jugar en el lavabo en la hora del patio (agua y arena) es una alternativa muy atrayente para los niños. Es, por lo tanto, uno de los espacios que deberá controlarse con más atención.
  • Los juegos infantiles (estructuras, toboganes...) aún siendo homologados suponen un riesgo si no se hace un buen uso. Debe instruirse a los alumnos para que los utilicen correctamente y para la finalidad para la que han sido pensados.
Imprimir
 
     
 
Assegurances GASSIOT
Universitat Ramon Llull
Catalana Occident
Fundació Escola Cristiana
Agrupació Escolar Catalana
© Prevenció Risc Escolar, S.L.