Prevenció Risc Escolar
Català
Català   Castellà Castellano
 
Buscar:
 
Análisis de casos reales
 Portada
 Metodología
 Casos analizados
También te puede interesar:
   Ley de Prevención
   Últimas publicaciones
   ABC de la Prevención
   
�Trabajas en una escuena?
 
Fletxa Portada
Imatge llibres

Los accidentes son causa de lesiones o pérdidas de carácter físico. Prevenir los accidentes en la escuela quiere decir trabajar para disminuir los riesgos en todos los niveles.

El estudio de la accidentalidad escolar demuestra que en la generación de los accidentes influyen tanto las condiciones del edificio, las instalaciones y el mobiliario, como la forma de utilizar los espacios, sean o no escolares. La prevención debe atender todos estos aspectos. No hacerlo puede comportar accidentes de mayor o menor importancia que provoquen lesiones o, incluso, la muerte tanto de alumnos como de profesionales.

El cumplimiento de la legislación correspondiente es una forma eficaz de trabajar para la prevención y, a tal efecto, diagnosticar los riesgos mediante asesorías e inspecciones resulta fundamental. No obstante, también es necesario hacer el estudio de los accidentes escolares que se producen en el propio centro para partir de la realidad y aprender de la experiencia.

En una escuela y a lo largo de un curso son muchas las lesiones que se producen, pero, a menudo no despiertan el interés de los gestores y educadores por no tratarse de cuestiones verdaderamente graves. Conocer la accidentalidad del propio centro es un primer paso para determinar aquellos posibles puntos negros de la escuela y resulta de gran utilidad para hacer conscientes a los profesionales docentes y no docentes de los riesgos que se deben evitar. Así, además de velar por el cumplimiento de la normativa de seguridad, el conocimiento de la realidad del propio centro ayuda a definir una verdadera estrategia de prevención activa, con líneas de acción prioritarias adaptadas a la realidad.

No es del todo frecuente disponer en la escuela del conocimiento del número de incidencias por accidentes y su gravedad. Aún es menos habitual que esta información se gestione de forma proactiva, por más que no resulta demasiado difícil. Con esta intención, analizar los accidentes escolares para sacar consecuencias preventivas, será importante disponer de un registro de incidencias que aporte información significativa más allá del nombre de la persona afectada y la gravedad. Dada la gran variedad y tipología de lesiones, así como la procedencia de estas, se debería considerar que, desde la escuela, más que las cuestiones médicas, interesa hacer el análisis desde una doble perspectiva:

  • La accidentalidad en función de la etapa educativa: infantil, primaria, secundaria obligatoria, post aobligatoria.

  • La accidentalidad según el contexto: el espacio y el tiempo, atendiendo tanto si se produce dentro como fuera de la escuela, ya sean actividades escolares, complementarias o extraescolares, y la implicación de personal propio o externo a la escuela.

El análisis propuesto permitirá tener en cuenta, al mismo tiempo, las condiciones inseguras de las instalaciones y los actos imprudentes de los alumnos, del profesorado y del personal de administración y servicios. Entonces las incidencias registradas funcionarán como indicadores o luces de alarma, útiles para los responsables de la seguridad y la prevención.

Su resultado, también en forma de tendencias y evolución, tendrá que permitir la implementación de medidas de prevención orientadas a disminuir los accidentes y evitar otros mayores. Insistir, de nuevo, que el análisis del total de accidentes debería partir del análisis particular de cada uno, en especial cuando son de importancia, siendo entonces útiles las 5 reglas para analizar los accidentes que a continuación se proponen.

Imprimir
 
     
 
Assegurances GASSIOT
Universitat Ramon Llull
Catalana Occident
Fundació Escola Cristiana
Agrupació Escolar Catalana
© Prevenció Risc Escolar, S.L.