Prevenció Risc Escolar
Català
Català   Castellà Castellano
 
Buscar:
 
Actividades fuera del centro
 Portada
 Legislación
 Documentación
 La piscina
 Salidas culturales
 Colonias y convivencias
También te puede interesar:
   Ley de Prevención
   Últimas publicaciones
   ABC de la Prevención
   
�Trabajas en una escuena?
 
Fletxa La piscina
Imatge llibres

Normas a seguir en actividades de piscina

  • La ratio profesor-alumno debe ser de 1 profesor para cada 8 niños hasta 5 años y de 10 alumnos a partir de los 6. Debe tenerse en cuenta la dificultad de controlar a los alumnos cuando sólo se ve sus cabezas durante la mayor parte del tiempo. Así pues, es conveniente que, en las actividades de agua, se disponga de más personal para vigilar el grupo de alumnos.

  • Existen numerosos comentarios sobre el tema del tiempo de espera necesario antes de bañarse después de haber comido. La ausencia de oxígeno y, por lo tanto, de riego sanguíneo cerebral puede provocar en el individuo una pérdida de conciencia. Hay diversos motivos que provocan falta de riego sanguíneo en el cerebro; uno de ellos es la hidrocución. Cuando una persona se sumerge en agua fría, gran parte de su sangre tiende a dirigirse hacia las extremidades. Esta reacción instintiva del cuerpo puede provocar una disminución extrema del riego sanguíneo cerebral. Por su parte, esta disminución puede acentuarse si se está haciendo la digestión ya que, en ese caso, parte de la sangre se encuentra ya en el aparato digestivo. Éste es el proceso comúnmente conocido como "corte de digestión".
  • El corte de digestión no sólo puede producirse al entrar en agua fría. Tanto si se está haciendo la digestión como si no, un ejercicio físico intenso y repentino también puede ser la causa (si bien este caso es poco frecuente).
  • Por lo tanto, es oportuno recomendar que, después de comer, se espere una hora y media antes de bañarse. En cualquier caso, es preciso tener presente que, antes de mojarse, conviene adaptar la temperatura corporal a la del agua mojando, poco a poco, las manos, el cogote, etc. Así pues, la primera entrada en el agua debe ser siempre gradual (prohibido tirarse de cabeza para evitar la primera sensación de frío) y también debe serlo cada entrada después de pasar un rato fuera del agua tomando el sol.
  • Asimismo, es preciso evitar realizar un esfuerzo físico importante inmediatamente después de comer.
  • Los expertos aconsejan vestir a los niños para comer, con el objectivo de evitar que se puedan tirar al agua justo después.
  • Cuando haya niños que no saben nadar o que no nadan con suficiente agilidad, es conveniente restringir la zona de baño a la parte en que el agua no cubra. A veces esto no es posible y algunos niños prefieren el uso de flotadores. Así pues, es necesario saber cuál es el mejor modelo para evitar disgustos. Los flotadores de tipo anilla o de plástico, a pesar de ser los más extendidos, resultan bastante peligrosos ya que pueden girarse con facilidad dejando a la persona que lo utiliza con el tronco sumergido y las piernas fuera del agua. Son más seguros y efectivos los brazaletes o las burbujitas que siempre tienden a mantener la cabeza fuera del agua.
Imprimir
 
     
 
Assegurances GASSIOT
Universitat Ramon Llull
Catalana Occident
Fundació Escola Cristiana
Agrupació Escolar Catalana
© Prevenció Risc Escolar, S.L.